domingo, 4 de julio de 2010

La manta no es mi sueño

La Asociación Sin Papeles de Madrid, formada por inmigrantes básicamente subsaharianos, ha formado un grupo de teatro llamado: La Inestable Compañía Kourel Africana, y el pasado 28 de junio estrenaron la obra de teatro "La manta no es mi sueño", dirigida por la actriz Nathalie Seseña. En la obra narran -en primera persona- las peripecias de la travesía en cayuco, el recibimiento en nuestras costas, el medio de subsistencia, las persecuciones que sufren desde todos los ámbitos, las detenciones (de ahí que en su denominación aparezca la palabra "inestable" ya que algunos de sus miembros, había veces que no acudían al ensayo por estar en comisaría)... en definitiva, la obra refleja su vida diaria como manteros.
"La manta no es mi sueño" tiene -entre otras- la finalidad de reivindicar el derecho a una vida digna. Denunciar los abusos a los que se ven sometidos para lograr esa dignidad. Y fundamentalmente, acercar sus vidas a las personas que los toman por invisibles, dar vida a estatuas de ébano que no son menos personas que cualquiera de nosotros.
Para quienes no vivimos en Madrid y no pudimos ver la representación en vivo, aquí la tenemos.

12 comentarios:

  1. La verdad, me ha encantado el video.
    Me acuerdo que una vez un chaval me comentó que le parecía fatal que los inmigrantes ilegales se dedicaran a vender películas en los bares.

    Yo, inmediatamente salté y le dije : mira, es muy fácil hablar con el estómago lleno. Tú no sabes lo que ese pobre hombre ha tenido que sacrificar para venir hasta aquí. Tú has conseguido un trabajo en tu ciudad, vives en casa de tus padres, con todas las comodidades. Así que me parece que no tienes derecho a decir lo que estás diciendo, y menos, a criticarlos, porque ellos también tiene que comer como tú.

    Probablemente si estuviéramos en una situación como la de ellos, muchos de nosotros optaríamos por probar suerte en otro país donde las condiciones de vida son un poco mejores.

    A mí ese tipo de comentarios me hierve la sangre.

    Un saludo

    Saludos¡

    ResponderEliminar
  2. Para mí los manteros nunca han sido invisibles, al contrario. Quizás porque he visitado en dos ocasiones Africa y mi relación con este continente es muy fuerte, emocionalmente. En Barcelona, el tiempo que estuve viendo allí, siempre que mis pasos los cruzaban he sentido tristeza, compasión, entendimiento hacia ellos. Y desde luego me parece tan injusto lo que estan viviendo, y mas injusto que los encarcelen despues de robarles lo que querian vender. Esto muestra en que sistema "socialista" estamos viviendo, es decir todo menos socialismo.

    Siempre digo esto: hay que ponerse en la piel del otro para entender el dolor del otro. Siempre hay que hacerse esta pregunta: y yo, en su lugar, que haría?

    Es muy triste y los responsables de tanta ignorancia y racismo son los gobernantes. Ellos son los primeros responsables. Los politicos, que pasan de todo, del dolor, de la miseria, de la realidad.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. A través de la interpretación nos hacen lñlegar sus desventuras nada agradables ya que no son recibidos con los brazos abiertos que digamios.

    Hay que felicitar a quien hace esto posible para que esto pueda llegar a todos los de a pie y concienzarse de que son almas igual que las nuestras, y esperan algo más que dormitar bajo de una manta protegida de cartones en los soportales.

    Siento que estoy en Madrid y se me paso, si no ten por seguro que me voy a pasar un rato agradable acompañandolos ya que el arte habita en ellos iguan que en los demás y hay que darles un momento de gloria y después cada cual se irá creciendo paulatinamente.

    Un abrazo de sueños nunca mejor dicho...

    Marí

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que llega el buen tiempo tiemblo... vivo en la costa cercana al Estrecho de Gibraltar, puerta de entrada de los cientos de personas que, diariamente, arriesgan su vida en esas corrientes asesinas en busca de una vida, sólo una vida -ya ni siquiera etiquetada digna-. Cuando escucho de cayucos que, en su travesía, han ido "soltando lastre", miro al horizonte y cada bulto, cada reflejo me sobresalta... y rezo por aquellos que no logren sobrevivir.

    Escuché en Radio Nacional la noticia de este grupo de teatro y anduve buscando por 'internete' (bendito invento) para ver la obra y ayudar a extenderla. Porque lo considero 'justo y necesario' además de ser arte. Porque cuanta más difusión demos al evento, habrá más posibilidades para sus "actores". Porque España, que también fue un país de emigrantes, no puede dar la espalda a quienes vienen buscando el presente que no encuentran en sus países de origen, garantizándoles además un futuro a sus familias.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Dos han sido los recuerdos que has traído a mi memoria con esta entrada.

    En primer lugar, aquellos días en los que preparábamos "Espectáculo Cátaro", cada sábado con los ensayos y después a tomar algo. No lo olvidaré.

    En segundo lugar, el verano que pasé en "La Ciudad de los Niños", acogiendo a los menores que llegaban en pateras o escondidos en los bajos de un camión. Sus rostros marcados por el miedo y la desconfianza... y cómo poco a poco, con paciencia y tiempo, lográbamos arrancar en ellos una sonrisa.

    ResponderEliminar
  6. Repito comentario, porque de forma "misteriosa" ha desaparecido.

    Decía que con esta entrada me has traído dos recuerdos para mí muy especiales.

    Uno, cuando preparábamos "Espectáculo Cátaro": los ensayos, y después del ensayo, ir a tomar algo (algún que otro bailecito) y la charla que se prolongaba hasta altas horas.

    En segundo lugar, mi estancia en la "Ciudad de los Niños", donde tuve la suerte de estar y compartir un par de veranos. Allí llegaban los menores procedentes de pateras, o que habían llegado en los bajos de un camión o camuflados en no sé qué zonas de un barco... Cómo poco a poco sus miradas asustadizas, temerosas, y desconfiadas, se iban transformando hasta conseguir que brotara poco a poco la sonrisa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Rafa, que bello poder ayudar a estas personas que llegan con tanto dolor y pena y sufrimiento. Y volverles a dar esperanza y darles un nombre a este dolor. Lo más terrible es la indiferencia. Ojos que no ven, esto es lo más terrible. Me gustaría tanto poder trabajar con immigrantes africanos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. debemos de ser generosos con el desvalido quien no fue extranjero o sin papeles en tierra agena no digas de este agua no bebere besitos gaviota

    ResponderEliminar
  9. No hará mucho tuve la posibilidad de estar con grupo de chicos inmigrantes… menores todos…a través de una Asociación que tenía el objetivo de insertarlos en el mundo laboral de Málaga… cual fue mi sorpresa que esta Asociación había organizado para ellos un Taller de Risoterapia… y yo, era la monitora… Imaginaros… chavales inmigrantes que no sabían ni hablar castellano, en un Taller de Risoterapia… tremendo…pero bueno… allí estaban… ¿y qué haces?


    Pues lo primero que haces en estos casos, es preguntarles porqué están allí… y entre muchas cosas… en los que todos coincidían, era en “trabajar”… que ellos querían T-R-A-B-A-J-A-R


    Pregúntale a cualquier chaval de hoy en día, menor de 18 años… nacido y criado por la sociedad española… ¿que es lo que quieres hacer?… la respuesta, a vuestro alrededor…


    Por el trabajo digno…. Para todos…

    Un saludo

    (Pd… Al final costó, pero nos reímos… )

    ResponderEliminar
  10. Gracias a la ong Solidarios conocí mejor su realidad. Durante un año estuve haciendo una ruta nocturna por calles de Madrid repartiendo café, alimentos y sobre todo trato humano, que es lo que más echan en falta. Ni que decir tiene que lo que me aportaron ellos fue mucho más de lo que yo pude aportarles. Se abrían a nosotros, sin hipocresías, con verdad y mucho sentimiento. Una charla con ellos valía más que un año tomando café con ciertos compañeros de trabajo que tenía por entonces, os lo puedo asegurar. No hay que tenerles miedo, ni discriminarles, cualquiera de nosotros podría estar en su situación, la línea que separa su situación y la nuestra es muy fina, eso es algo que pude comprobar, y, bueno, muchas otras cosas que no caben en un comentario.
    Un abrazo y gracias por el vídeo.

    ResponderEliminar
  11. vienen en busca de segundas oportunidades y encuentran un muro de penalidades besitos gaviota

    ResponderEliminar
  12. Paso a desearte un expendido fin de semana, con la emoción añadida al celebrar mi santo en el día de hoy.

    La fiesta del Carmen la estoy viviendo con especial ilusión y no quería dejarla pasar sin compartirla contigo.

    Un murmullo acariciando los sueños del color de las estrellas.

    María del Carmen

    ResponderEliminar

Deja tu comentario. El intercambio nos ayuda a crecer.