martes, 2 de agosto de 2011

El precioso don de la libertad

El lenguaje de la vida - Cayetano Arroyo -
Editorial Sirio ©


Una noche de luna llena le dijo un zorro a
un perro vagabundo:

   Si lo deseas, puedes venir conmigo a buscar
   alimento para satisfacer nuestra hambre.

El perro, que tenía muchas ganas de comer,
decidió acompañarlo.

Era como media noche cuando llegaron a un
gallinero donde cazaron a dos buenas gallinas y
estaban comiéndolas, cuando el zorro dijo
filosofando: Bien hiciste en dejar la compañía
de los hombres y vivir por tu cuenta.

El perro, entre bocado y bocado, le respondió:

   No sabes lo que echo de menos
   la comodidad de dármelo todo hecho a cambio
   de estar amarrado. Ahora estoy suelto, pero
   tengo yo que buscarlo todo. Antes me
   obligaban a hacer lo que mi dueño deseaba,
   ahora me obliga a hacerlo el hambre,
   que es peor dueño.
------------------------------

Ahora que vemos los movimientos en el mundo islámico en busca de una libertad real, sin renegar de sus raíces. Movilizaciones entre los jóvenes españoles -que han trascendido a otras fronteras- cuestionando las bondades del capitalismo más feroz y denunciando los abusos que el -supuesto- mundo libre ha cometido y les ha llevado a vivir amarrados a una realidad amarga sin trabajo, sin posibilidades de adquirir vivienda digna, y con su propia dignidad hipotecada...

Ahora que el tiempo de estío nos puede servir de barómetro para medir nuestro grado de libertad, debemos volver a preguntarnos si estamos preparados para vivir libres.

4 comentarios:

  1. BUENA ENTRADA AMIGA Y BUENA PREGUNTA, DIFICIL DE CONTESTAR, COMO SABER SI SOMOS MÁS LIBRES O SI NECESITAMOS SERLOS MÁS,DE TODOS MODOS SI QUE CREO QUE VIVIMOS EN UN PAÍS PRIVILEGIADO COMPARADO CON LOS ISLAMICOS, PERO SEGURO QUE CON MUCHAS CARENCIAS AÚN,BESITOS.

    ResponderEliminar
  2. Buen simil de la sociedad actual. Creo que somos como el perro, esclavos para supervivencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre he pensado que la libertad es el don más preciado del hombre, pero al mismo tiempo su tarea más pesada... A pesar de todo, repitiendo una de tus frases favoritas, Mariluz, "prefiero morir de pie a vivir arrodillado".

    PD: Me alegró mucho verte el otro día. Un abrazo muy fuerte, y al día siguiente cumplí lo que te prometí.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho esta entrada y personalmente, prefiero luchar a diario para sobrevivir, que vivir comodamente subyugado a un sistema que me asfixia con su hipocresia y despotismo. Gracias en mi nombre y el de mi colega por tu abrazo, otro para ti.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario. El intercambio nos ayuda a crecer.