sábado, 27 de agosto de 2011

La "ilógica" de Dios

Comentario al texto del evangelio de Mt 16,21-27 para el domingo (XXII del Tiempo Ordinario), tomado de la revista "Diócesis"

¡Qué diferencia! La semana pasada Jesús alababa a Pedro: “¡Dichoso tú, Simón, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso! Y esta semana por el contrario: “Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios”. ¿Qué ha ocurrido para que se produzca este cambio?
 
Jesús ha explicado a sus discípulos que debía subir a Jerusalén, y allí padecer y morir. Pero Pedro, aunque desea seguir al Señor con todas sus fuerzas, se resiste a aceptarlo. ¡El drama de la cruz se ha interpuesto en el camino provocando la crisis!
 
¿Cuál es la diferencia entre Jesús y Pedro? Jesús acepta la realidad “tal y como es”, la asume con todas sus consecuencias; Pedro, en cambio, la rechaza.
 
Jesús es consciente de que el anuncio del perdón, la justicia y el amor a todos los hombres, sin distinción, sin medida, sólo puede llevarle a la muerte... ¡A veces la Verdad resulta insoportable, es preferible crucificarla!
 
Pedro quisiera arrancar la cruz del seguimiento de Cristo, que todo fuera más fácil, que el sufrimiento desapareciera, que amar no tuviera que doler: “la lógica de los hombres”. Él –como nosotros en muchas ocasiones– quisiera cambiar la historia y manejar los acontecimientos a su modo, olvidando que sólo Dios es Señor y Dueño de la historia.
 
¡Cuánto nos cuesta acoger la Verdad crucificada, el Amor crucificado, nuestra realidad crucificada! Y, curiosamente, sin cruz no hay resurrección. Sin cruz no vamos tras los pasos del Dios revelado en Jesucristo, muerto y resucitado.
 
¡Qué lógica tan humanamente ilógica la de Dios!

4 comentarios:

  1. Tan lógicamente humana que si Jesús volviera en estos tiempos, sucedería exactamente lo mismo que entonces.

    Hoy se escucha a gente decir que es una aberración llevar un "elemento de tortura" colgado al cuello, no comprenden que sin ese paso no se puede dar la gloria de la resurrección, de la vida eterna.
    Hasta la flor más hermosa debe morir para que nazca el fruto más sabroso.

    Un abrazo grande, guapo :)

    ResponderEliminar
  2. hola pase por tu blog y me encanto!!!es super creativo.
    el mio es postsdeunreinoalien.blogspot.com
    nos leemos y seguimos.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Bello y cierto para la resurrecciós es preciso la muerte. Sabio y hermoso. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario. El intercambio nos ayuda a crecer.